domingo, 23 de abril de 2017

Hablemos de la coma (un poco más en profundidad), del punto y coma, y de otros signos básicos de puntuación

USO DE LA COMA

ATENCIÓN: ÉSTE ES UN ARTÍCULO QUE NO ESTÁ TERMINADO. ESTÁ EN PROCESO. FALTAN USOS DE LA COMA. POR FAVOR, ESTIMADOS LECTORES, NO LO TOMEN COMO INFORMACIÓN CERRADA Y DEFINITIVA. MUCHAS GRACIAS.

¿Cuándo usamos la coma en castellano?

Para empezar, NO SE USA JAMÁS LA COMA para separar sujeto y predicado. Sujeto y predicado son carne y uña, siempre juntos.

1) Cuando tengo antepuesto un circunstancial (en este caso, "durante siglos", circunstancial de tiempo) al sujeto de la oración ("los chefs"). Entre el circunstancial y el sujeto expreso pongo coma.

Durante siglos, los chefs se han inspirado en la riqueza de su tierra y del río Pampanga.

2) En este caso, la coma que está entre "guavas" y "que" es obligatoria, porque encabeza una proposición subordinada explicativa. Pero más allá del nombre, guiémonos por el siguiente criterio: "que son guayabas dulces" funciona como una aclaración de qué son las guavas; es una aclaración que hace alusión a una característica universal e innata de las guavas; por lo tanto, se la considera, por así decirlo, "innecesaria", pero se expresa igual por voluntad del hablante. Como es innecesaria, se la coloca después de una coma (o entre comas, si la oración siguiera).

Utilizamos guavas, que son guayabas dulces.

Por el contrario, si dijéramos

Utilizamos guavas que son guayabas dulces.

la oración está gramaticalmente bien construida; pero, desde el punto de vista de su correlato con la realidad, la oración es falsa, porque está dando a entender que hay otras guavas que no son guayabas dulces. En esta oración se convierte, mentirosamente, la proposición "que son guayabas dulces" en un gran adjetivo que le da una característica peculiar a "guavas", cuando, en realidad, "que son guayabas dulces" es una característica universal, intrínseca y permanente de "guavas".

Otro ejemplo igual:

Añadiré los tomates, que le aportarán un poco de acidez.
Añadiré los tomates que le aportarán un poco de acidez.

En la segunda oración, parecería que se estuviera diciendo que justo esos tomates van a aportar acidez, y cualquier otro no la aportaría. Falso: todo tomate aporta acidez.

3) Cuando tengo dos oraciones relacionadas, pero tienen diferentes sujetos:

Son suaves, y los coloco aquí.

Los que son suaves son los pimientos; "pimientos" es el sujeto tácito de "son suaves". "Los coloco aquí" tiene "yo" por sujeto tácito. Por lo tanto, ambas ideas se separan con una coma.

Otro ejemplo:

Vamos a preparar Jalo Jalo, y estoy deseosa de aprender cómo el chef Clod crea este tradicional y clásico postre filipino.

4) Antes de la conjunción "pero", siempre:

Las llamamos “concon”, pero si no las consiguen donde viven pueden utilizar...

Sin embargo, en el siguiente ejemplo se aplica la regla enunciada en el apartado "uso del punto y coma"; antes del "pero", tengo una idea; encabezada por el "pero", tengo otra idea; ambas están relacionadas, pero cada una conserva su independencia, porque, en definitiva, están diciendo cosas diferentes.

Pampanga es conocida por su abundancia en el uso de los ingredientes; pero sucede a la inversa en este postre.

5) En las oraciones condicionales, a continuación de la parte de la oración regida por el "si":
Si no las consiguen donde viven, pueden utilizar cualquier vegetal verde.

6) Después de la expresión "así que" no va coma.

Estamos por irnos a dormir, así que la fiesta terminó. Deberías irte.

7) Antes de la conjunción "sino", siempre va coma.

No es que sea mala, sino que tiene miedo y reacciona con violencia.

La excepción a esta regla es cuando "sino" significa "salvo":

No llora nunca sino cuando la molestan. = No llora nunca salvo cuando la molestan.

8) En los siguientes casos van dos comas:

Se levantó y, antes de que pudieran detenerlo, le sujetó el brazo contra la mesa.
Por lo que entiendo, este platillo será diferente porque, dependiendo del lugar donde uno viva, conseguiremos una variedad de pescados distinta.

Tengo que poder leer la siguiente oración "Se levantó y le sujetó el brazo contra la mesa" de manera limpia. Para eso, lo que está en el medio, "antes de que pudieran detenerlo", tiene que ir entre comas. Estas dos comas son básicas para ordenar la lógica del texto.

9) Cuando tenemos una aposición, la aposición va encerrada entre comas:

Mariano Moreno, uno de nuestros grandes próceres, murió muy joven.

La aposición es una locución que funciona como sinónimo de lo que acaba de decirse; en este caso, "Mariano Moreno" y "uno de nuestros grandes próceres" son expresiones sinónimas, equivalentes.

10) Antes de "mientras" va la coma.
A cada recipiente le colocarás un poco de estos ingredientes que tienes delante de ti, mientras yo muelo el hielo.

11) A continuación del vocativo, o antes de éste.

Anna, ¿me pasás la sal?
¿Me pasás la sal, Anna?
Anna, ¡hola! ¿Qué tal?

12) Cuando la oración tiene varios tipos de circunstanciales, éstos no se separan con comas; pero si tengo dos circunstanciales del mismo tipo, sí los separo con coma:

¿Quién anda allí, en la oscuridad? (circunstanciales de lugar)
Llegó de noche, a las diez, y estaba dolorida y llorosa. (circunstanciales de tiempo)

13) Cuando tengo una cláusula que comienza con "como", al final de esa cláusula ponemos coma:

Como tengo mucho que estudiar, hoy no voy a ir a jugar al tenis.

14) A continuación de expresiones que indican que lo que sigue es una consecuencia, pongo coma:

El auto se había descompuesto; no teníamos casi comida; nos quedaba media botella de agua y nos rodeaban los osos. Por lo tanto, / Es decir, estábamos en un aprieto.

Se desató un temporal impresionante. En consecuencia, el recital se suspendió.

15) Cuando tengo varios términos separados con la conjunción "o", ponemos coma delante de cada uno de ellos:

Podés ir al cine, o al parque, o a la calesita, o al bar; yo te acompaño a cualquiera de esos sitios.

Sin embargo, si los términos separados por la conjunción "o" son nada más que dos, entre ellos no ponemos coma:

¿Querés café o té?

Te puedo ofrecer un libro o una revista.


USO DEL PUNTO Y COMA

a)
Cuando tenemos dos ideas diferentes pero relacionadas, reunidas en una misma oración, podemos dividirlas con punto y seguido o con punto y coma, como en este caso:

Siempre digo que en mi cocina todo lo que se puede comer crudo lleva poca cocción; básicamente es como si blanqueáramos el producto dentro de la sopa.

Aquí hay una homogeneidad entre ambas oraciones; pero si las dividimos solamente con una coma, no permitimos que el lector (el doblajista o el lector de un libro) haga la pausa suficiente para "digerir" una idea y pasar a la otra. De ahí la necesidad de utilizar punto y coma o punto y seguido entre ambas ideas.

b)
Cuando tenemos enumeraciones con términos complejos (con la palabra "término" quiero decir "cada uno de los componentes de la enumeración):

ORACIÓN MAL PUNTUADA
Tenemos maíz cremoso, el makapono, que es una variedad del coco, y luego las alubias rojas y las blancas.

ORACIÓN BIEN PUNTUADA
Tenemos maíz cremoso; el makapono, que es una variedad del coco; y luego las alubias rojas y las blancas.

USO DE LOS SIGNOS DE PREGUNTA

Encerrando "sabes una cosa" necesitamos un signo de pregunta de inicio y otro de cierre.

ORACIÓN MAL PUNTUADA
Está delicioso pero sabes una cosa no comeré demasiado porque no terminamos de cocinar ¿no es cierto?

ORACIÓN BIEN PUNTUADA
Está delicioso, pero ¿sabes una cosa? No comeré demasiado porque no terminamos de cocinar, ¿no es cierto?




miércoles, 15 de marzo de 2017

Historia social de la verdad - Steven Shapin


Otro libro más traducido por una servidora. Sumamente atrapante. De Prometeo Libros. Se puede adquirir por Internet o en su local de ventas, Pringles 521, barrio de Almagro (Ciudad Autónoma de Buenos Aires); está cerquita de Parque Centenario o del Hospital Italiano.

Las mujeres en la América Latina colonial - Susan Socolow


Estoy feliz de tener traducido otro libro, y de que se haya publicado. De Prometeo Libros. Naturalmente, se puede adquirir por Internet. Si están cerca, el local de ventas está en Pringles 521, cerca del Hospital Italiano y del Parque Centenario.

domingo, 12 de marzo de 2017

Participación y teoría democrática - Carole Pateman


Otro libro más traducido por moi

Mucho orgullo, mucha alegría, mucho lindo, mucho bonito.

Hace bastante que había salido, pero no encontraba el momento adecuado para darlo a conocer.

De Prometeo Libros. Se lo puede comprar vía Internet, naturalmente. Y si tienen ganas de pasear, Prometeo Libros está en Pringles 521 (barrio de Almagro, Ciudad Autónoma de Buenos Aires), en el horario de lunes a viernes de 10 a 16. Cerca de Parque Centenario o el Hospital Italiano.

Y, por supuesto, un lugar donde aprender italiano en Buenos Aires...

¡¡con las clases della mia professoressa Ana Gilman!! Una gran professoressa, sumamente profesional, constantemente actualizada, de sólidos conocimientos como pocas veces vemos en este ámbito, canchera para manejar la clase, no te aburrís nunca, con actividades súper divertidas, sin hacer excesivo hincapié en la gramática pero sin descuidarla, en grupos reducidos donde podés charlar hasta por los codos con gente copada y despejar todas las dudas como si fuera una clase particular. No me canso de recomendarla, y eso es PORQUE SE LO MERECE.

En un país como la Argentina donde el chanta es rey, las clases de Ana Gilman son un reducto de la excelencia.

Búsquenla por FB como Ana Gilman (clases de italiano), así, tal cual, y la van a encontrar. Zona de Villa del Parque, CABA.

Un lugar donde aprender castellano en Buenos Aires

Me asombro todos los días al ver los diferentes países desde los cuales recibe visitas este blog, y me alegra poder brindar la mejor información de que soy capaz, y sin que nadie tenga que pagar nada; o sea, que la falta o escasez de dinero no sean un impedimento para aprender, tener más habilidades y poder avanzar en nuestras vidas.

Me permito hacerles llegar a las personas a quienes les interese aprender castellano (o español, como prefieran) en Buenos Aires el siguiente enlace:

http://www.buenosairesspanish.com.ar/inicio/

Se trata de la escuela de español de una persona conocida mía, con la que realizamos traducciones para la misma empresa, y me parece que vale la pena que, si quieren venir a Buenos Aires y tener la experiencia de estar aquí un tiempo y, de paso, aprender español, miren el sitio a ver qué les parece. 







viernes, 4 de noviembre de 2016

Análisis sintáctico - Retomo la oración del post anterior


Disculpen que el otro día (en el post anterior) publiqué esta foto y chau, no me explayé mucho sobre este análisis sintáctico, pero recién hoy encontré tiempo para hablar un poco más al respecto.

Como dije en el post anterior, ésta es una oración tomada del Bhagavad Gita. Gran parte de las frases que componen este libro sagrado son bien complejas, así que son un buen ejercicio de análisis sintáctico.

Comienzo: el sujeto es expreso (lo contrario de "tácito") y es simple porque tiene un solo núcleo. El sujeto es "Quienes, acogidos a mí, pugnan por librarse de la vejez y la muerte". Toda ésa es una proposición subordinada sustantiva (actúa como sujeto de toda la oración); ésta, a su vez, internamente, tiene una estructura de sujeto y predicado: "quienes" es el sujeto, y el resto es el predicado. ¿Cómo logro saberlo? Porque puedo efectuar legítimamente el siguiente parafraseo: "Ellos, acogidos a mí, pugnan por librarse de la vejez y la muerte". En este caso, "ellos" sería el sujeto y el resto sería el predicado; entonces, como este parafraseo equivale a "Quienes, acogidos a mí, etc. etc.", "Quienes" equivale en función a "Ellos". Por eso, "Quienes" es el sujeto. 

"Acogidos a mí" es un predicativo subjetivo no obligatorio; "acogidos" es un participio en función adjetiva, está en el predicado, pero se refiere al sujeto: ellos están acogidos a mí.

"Pugnan" es el núcleo verbal del predicado. Este predicado, el que está incluido en la proposición subordinada sustantiva, es un predicado verbal simple: tiene un solo verbo que actúa como núcleo verbal del predicado.

"Por librarse de la vejez y la muerte" es un circunstancial de propósito. Hay muchos tipos de circunstanciales, tantos como circunstancias haya que modifiquen la situación narrada en la oración que es motivo de análisis.

Dentro de este circunstancial, encontramos que "por", preposición desde el punto de vista morfológico, es el nexo subordinante de este circunstancial; "librarse de la vejez y la muerte" es el término; dentro de este término, "librar" es el núcleo; es un verbo en infinitivo, una de cuyas funciones es la de actuar como sustantivo; por eso es el núcleo; algo que omití en la foto: el "se" de librarse es un signo de cuasi refleja; "de la vejez y la muerte" es un modificador indirecto o complemento (este último rótulo "complemento", me parece menos claro que "modificador indirecto"), encabezado por la preposición "de", que es un nexo subordinante; "la vejez y la muerte" es el término; "vejez" y "muerte" son núcleos de ese término; los dos artículos "la" son modificadores directos de "vejez" y de "muerte", respectivamente, y la conjunción "y" es un nexo coordinante; coordina "la vejez" y "la muerte".

Luego, tenemos el predicado verbal simple de la oración: "conocen al Eterno y la plenitud de sabiduría y (de) acción". "Conocen" es el verbo conjugado principal de toda la oración; por lo tanto, es el núcleo verbal de la oración y, por ende, del predicado. El resto "al Eterno y la plenitud de sabiduría y (de) acción" es el objeto directo; lo reconocemos porque podemos reemplazarlo por "lo", "lo conocen", "Quienes, acogidos a mí, etc. etc., lo conocen".

Dividimos "al" en dos partes; la preposición "a" es el nexo subordinante del objeto directo; el resto, "el Eterno y la plenitud de sabiduría y (de) acción es el término. Veo en la foto que me olvidé de ponerlo. Disculpen. La "ele" de "al" es el modificador directo de uno de los núcleos del término, "Eterno"; el otro núcleo del término es "plenitud". De nuevo, acá "y" es un nexo coordinante, y "de sabiduría y (de) acción" es el modificador indirecto. "De" es el nexo subordinante, los núcleos son "sabiduría" y "acción", la "y" es nuevamente un nexo coordinante, y la segunda preposición "de", la que puse entre paréntesis, puede ser omitida. En realidad, correctoras como Susana Rodríguez-Vida dice que debe omitirse puesto que, de lo contrario, la locución "de acción" quedaría incorrectamente excluida de este modificador indirecto. Pero estaba en el original, y me parece que una buena forma de armonizar ambas posturas (colocar este "de" o no) es la de poner este "de" entre paréntesis.