domingo, 23 de abril de 2017

Hablemos de la coma (un poco más en profundidad), del punto y coma, y de otros signos básicos de puntuación

USO DE LA COMA

ATENCIÓN: ÉSTE ES UN ARTÍCULO QUE NO ESTÁ TERMINADO. ESTÁ EN PROCESO. FALTAN USOS DE LA COMA. POR FAVOR, ESTIMADOS LECTORES, NO LO TOMEN COMO INFORMACIÓN CERRADA Y DEFINITIVA. MUCHAS GRACIAS.

¿Cuándo usamos la coma en castellano?

Para empezar, NO SE USA JAMÁS LA COMA para separar sujeto y predicado. Sujeto y predicado son carne y uña, siempre juntos.

1) Cuando tengo antepuesto un circunstancial (en este caso, "durante siglos", circunstancial de tiempo) al sujeto de la oración ("los chefs"). Entre el circunstancial y el sujeto expreso pongo coma.

Durante siglos, los chefs se han inspirado en la riqueza de su tierra y del río Pampanga.

2) En este caso, la coma que está entre "guavas" y "que" es obligatoria, porque encabeza una proposición subordinada explicativa. Pero más allá del nombre, guiémonos por el siguiente criterio: "que son guayabas dulces" funciona como una aclaración de qué son las guavas; es una aclaración que hace alusión a una característica universal e innata de las guavas; por lo tanto, se la considera, por así decirlo, "innecesaria", pero se expresa igual por voluntad del hablante. Como es innecesaria, se la coloca después de una coma (o entre comas, si la oración siguiera).

Utilizamos guavas, que son guayabas dulces.

Por el contrario, si dijéramos

Utilizamos guavas que son guayabas dulces.

la oración está gramaticalmente bien construida; pero, desde el punto de vista de su correlato con la realidad, la oración es falsa, porque está dando a entender que hay otras guavas que no son guayabas dulces. En esta oración se convierte, mentirosamente, la proposición "que son guayabas dulces" en un gran adjetivo que le da una característica peculiar a "guavas", cuando, en realidad, "que son guayabas dulces" es una característica universal, intrínseca y permanente de "guavas".

Otro ejemplo igual:

Añadiré los tomates, que le aportarán un poco de acidez.
Añadiré los tomates que le aportarán un poco de acidez.

En la segunda oración, parecería que se estuviera diciendo que justo esos tomates van a aportar acidez, y cualquier otro no la aportaría. Falso: todo tomate aporta acidez.

3) Cuando tengo dos oraciones relacionadas, pero tienen diferentes sujetos:

Son suaves, y los coloco aquí.

Los que son suaves son los pimientos; "pimientos" es el sujeto tácito de "son suaves". "Los coloco aquí" tiene "yo" por sujeto tácito. Por lo tanto, ambas ideas se separan con una coma.

Otro ejemplo:

Vamos a preparar Jalo Jalo, y estoy deseosa de aprender cómo el chef Clod crea este tradicional y clásico postre filipino.

4) Antes de la conjunción "pero", siempre:

Las llamamos “concon”, pero si no las consiguen donde viven pueden utilizar...

Sin embargo, en el siguiente ejemplo se aplica la regla enunciada en el apartado "uso del punto y coma"; antes del "pero", tengo una idea; encabezada por el "pero", tengo otra idea; ambas están relacionadas, pero cada una conserva su independencia, porque, en definitiva, están diciendo cosas diferentes.

Pampanga es conocida por su abundancia en el uso de los ingredientes; pero sucede a la inversa en este postre.

5) En las oraciones condicionales, a continuación de la parte de la oración regida por el "si":
Si no las consiguen donde viven, pueden utilizar cualquier vegetal verde.

6) Después de la expresión "así que" no va coma.

Estamos por irnos a dormir, así que la fiesta terminó. Deberías irte.

7) Antes de la conjunción "sino", siempre va coma.

No es que sea mala, sino que tiene miedo y reacciona con violencia.

La excepción a esta regla es cuando "sino" significa "salvo":

No llora nunca sino cuando la molestan. = No llora nunca salvo cuando la molestan.

8) En los siguientes casos van dos comas:

Se levantó y, antes de que pudieran detenerlo, le sujetó el brazo contra la mesa.
Por lo que entiendo, este platillo será diferente porque, dependiendo del lugar donde uno viva, conseguiremos una variedad de pescados distinta.

Tengo que poder leer la siguiente oración "Se levantó y le sujetó el brazo contra la mesa" de manera limpia. Para eso, lo que está en el medio, "antes de que pudieran detenerlo", tiene que ir entre comas. Estas dos comas son básicas para ordenar la lógica del texto.

9) Cuando tenemos una aposición, la aposición va encerrada entre comas:

Mariano Moreno, uno de nuestros grandes próceres, murió muy joven.

La aposición es una locución que funciona como sinónimo de lo que acaba de decirse; en este caso, "Mariano Moreno" y "uno de nuestros grandes próceres" son expresiones sinónimas, equivalentes.

10) Antes de "mientras" va la coma.
A cada recipiente le colocarás un poco de estos ingredientes que tienes delante de ti, mientras yo muelo el hielo.

11) A continuación del vocativo, o antes de éste.

Anna, ¿me pasás la sal?
¿Me pasás la sal, Anna?
Anna, ¡hola! ¿Qué tal?

12) Cuando la oración tiene varios tipos de circunstanciales, éstos no se separan con comas; pero si tengo dos circunstanciales del mismo tipo, sí los separo con coma:

¿Quién anda allí, en la oscuridad? (circunstanciales de lugar)
Llegó de noche, a las diez, y estaba dolorida y llorosa. (circunstanciales de tiempo)

13) Cuando tengo una cláusula que comienza con "como", al final de esa cláusula ponemos coma:

Como tengo mucho que estudiar, hoy no voy a ir a jugar al tenis.

14) A continuación de expresiones que indican que lo que sigue es una consecuencia, pongo coma:

El auto se había descompuesto; no teníamos casi comida; nos quedaba media botella de agua y nos rodeaban los osos. Por lo tanto, / Es decir, estábamos en un aprieto.

Se desató un temporal impresionante. En consecuencia, el recital se suspendió.

15) Cuando tengo varios términos separados con la conjunción "o", ponemos coma delante de cada uno de ellos:

Podés ir al cine, o al parque, o a la calesita, o al bar; yo te acompaño a cualquiera de esos sitios.

Sin embargo, si los términos separados por la conjunción "o" son nada más que dos, entre ellos no ponemos coma:

¿Querés café o té?

Te puedo ofrecer un libro o una revista.


USO DEL PUNTO Y COMA

a)
Cuando tenemos dos ideas diferentes pero relacionadas, reunidas en una misma oración, podemos dividirlas con punto y seguido o con punto y coma, como en este caso:

Siempre digo que en mi cocina todo lo que se puede comer crudo lleva poca cocción; básicamente es como si blanqueáramos el producto dentro de la sopa.

Aquí hay una homogeneidad entre ambas oraciones; pero si las dividimos solamente con una coma, no permitimos que el lector (el doblajista o el lector de un libro) haga la pausa suficiente para "digerir" una idea y pasar a la otra. De ahí la necesidad de utilizar punto y coma o punto y seguido entre ambas ideas.

b)
Cuando tenemos enumeraciones con términos complejos (con la palabra "término" quiero decir "cada uno de los componentes de la enumeración):

ORACIÓN MAL PUNTUADA
Tenemos maíz cremoso, el makapono, que es una variedad del coco, y luego las alubias rojas y las blancas.

ORACIÓN BIEN PUNTUADA
Tenemos maíz cremoso; el makapono, que es una variedad del coco; y luego las alubias rojas y las blancas.

USO DE LOS SIGNOS DE PREGUNTA

Encerrando "sabes una cosa" necesitamos un signo de pregunta de inicio y otro de cierre.

ORACIÓN MAL PUNTUADA
Está delicioso pero sabes una cosa no comeré demasiado porque no terminamos de cocinar ¿no es cierto?

ORACIÓN BIEN PUNTUADA
Está delicioso, pero ¿sabes una cosa? No comeré demasiado porque no terminamos de cocinar, ¿no es cierto?




No hay comentarios:

Publicar un comentario